Las preguntas que nos hemos hecho en el 2020

Este 2020 ha sido un año donde la gran mayoría de las personas se han realizado muchas preguntas, el COVID-19 ha sacudido con mucha fuerza, no sólo a la salud y a la economía, también, nos ha echo replantearnos desde diferentes ángulos y con más o menos objetividad nuestras vidas. Por mi parte, este parón inesperado ha generado que la máquina de hacer preguntas se activara con más fuerza que nunca, sentarse contigo mismo y hacerse preguntas para analizar qué es de tu vida y compartirlo con las personas más cercanas y de confianza ha generado que me plantee muchos temas a nivel personal y laboral.

 

Una vez realizado este ejercicio de introspección y análisis, pasado un tiempo, quise valorar si las personas más cercanas a nosotros y las personas que prestamos nuestros servicios digitalizando sus negocios, se han realizado las mismas preguntas que yo. Me puse manos a la obra y empecé a contactar con nuestros amigos y clientes para ver cómo se encontraban y cómo hacían para capear esta situación. No os voy a decir que me contaste un panorama de lo más optimista, la verdad, muchos negocios han cerrado o han quedado muy perjudicados y son momentos duros en los que pensar con objetividad y con tanta incertidumbre no es tarea fácil, me di cuenta de que la gran mayoría de las personas con quienes hablaba se hacían muchas preguntas que no ayudaban a su estado de ánimo y los anclaba en el pesimismo. La gran mayoría se preguntaban:

¿Por qué decidí emprender?

¿Por qué nos ha perjudicado tanto esta maldita pandemia? 

¿Por qué no recibimos más ayudas?

¿Por qué no podemos trabajar con normalidad?

¿Por qué no tenemos más clientes?

¿Por qué?, ¿Por qué? y ¿Por qué?

El panorama no era de lo más alentador, incluso me vi sin darme cuenta, arrastrado inconscientemente al pesimismo que se instala en tu mente y empieza a desmotivarte y absorber tu energía. Así que empecé a fijarme qué hacían diferente los amigos y clientes que estaban igual de afectados con esta situación, pero no se dejaban llevar a la zona oscura, no entendía cómo podían tener una sonrisa de oreja a oreja y plantar cara a esta situación. Al poco me di cuenta de que se hacían las preguntas correctas y sacaban esa energía extra, esa ilusión que puede con todo, esa actitud que desprende buenas vibraciones, seguramente ni ellos sabían que tenían la solución ni cuál era.

Descubrí las preguntas correctas que se hacían para sacar la creatividad y contagiar a los demás con su optimismo, no se preguntaban ¿por qué?, se preguntaban ¿para qué?, y con esta simple pregunta nuestra creatividad y actitud se ponen a trabajar y nos genera una ilusión, actitud y buena vibración. Os propongo que realicéis este ejercicio de cambiar el por y substituirlo por para, vamos a hacer una prueba.

  • ¿Para qué decidiste emprender?

Para lograr tener mi propio negocio y vivir mejor.

  • ¿Para qué trabajas tanto?

Para hacer ese viaje por el mundo que tanto deseo.

  • ¿Para qué te formas tanto? 

Para tener los conocimientos y habilidades necesarios y dar las mejores soluciones a mis clientes.

  • ¿Para qué dejaste un trabajo estable y decidiste emprender?

Para estar satisfecho al conseguir los objetivos y crecer en el mundo empresarial.

Y con este tipo de preguntas no caemos en el pasado, en lo que no pudimos hacer, en abrir la puerta al pesimismo y sí al optimismo con los objetivos o las metas que nos empujan a tomar las decisiones sin plantearnos el ¿por qué no lo intenté?

En TPVCLICK esta reflexión nos ha servido para dirigir el 2020 con todos los problemas y desilusiones que han ocurrido para no dejarnos llevar como un barco a la deriva hasta quedar exhaustos y sin fuerzas. Os deseamos un Feliz 2021 llenos de ¿para qué? que activen vuestra ilusión, las ganas de vivir, conseguir todo lo que os propongáis y mucha, mucha, pero mucha Salud.

 

 

¡¡¡Feliz 2021!!!

 

 

TPVCLICK en Proveedores.com
Ir arriba